Noticias

Perú Negro sigue transmitiendo su herencia
Perú Negro en el I Festival Internacional de la Danza y la Canción, en Buenos Aires, 1969, publicado en Caretas 1969-407. / Foto: Perú Negro.

Perú Negro sigue transmitiendo su herencia

MusicaCriolla.pe .- No podían haber elegido mejor nombre para el último show que presentarán en el 2016: “47 años, la herencia continúa” (27 y 28 de agosto en el Teatro Municipal). Es exactamente lo que hace Perú Negro: cultivar, difundir y transmitir el arte afroperuano a la cultura nacional. La diversidad de propuestas musicales, coreográficas y teatrales afroperuanas actuales testimonian que su herencia ha sido fructífera. Vale la pena hurgar ahora en la historia de este grupo, pilar de la cultura afroperuana.

Uno de los primeros en hacerlo es Manuel Barrós Alcántara, joven investigador, licenciado en Sociología en la Pontificia Universidad Católica el pasado 4 de agosto con la tesis “La trayectoria artística de Perú Negro: la historia, el teatro y lo afroperuano en su periodo fundacional (1969-1975)”.

“Perú Negro nació la noche del 26 de febrero de 1969 en una presentación en la Peña El Chalán (Av. Limatambo 3061). Tres parejas de bailarines dirigidas por Ronaldo Campos de la Colina realizaron el espectáculo fundacional que no sólo cautivó al público local, sino que también a lo largo del año les permitió obtener reconocimiento internacional”, relata Barrós.

Desde febrero de 1969 hasta finales de agosto de 1975 Perú Negro pasó de ser una naciente agrupación de peña a una compañía de teatro afroperuano con prestigiosa trayectoria.

El sociólogo identificó tres actores con los que Perú Negro estableció un activo diálogo que aportó a su despegue: un sector emergente de la élite cultural limeña, Luis Banchero Rossi y el gobierno militar de la época, a través de la llamada Oficina Central de Información (OCI).

En el primer año, personajes como Chabuca Granda, César Calvo, Guillermo Thorndike y Luis Garrido-Lecca, colaboraron en la organización y progresiva visibilidad del grupo, potenciando el reconocimiento que ya habían obtenido. Así crearon su primer gran espectáculo internacional, “La tierra se hizo nuestra”, con el que ganaron el I Festival Internacional de la Danza y la Canción en Buenos Aires.

Luis Banchero Rossi fue mecenas de Perú Negro. Durante un tiempo, exactamente la segunda mitad de 1971, el empresario anchovetero y propietario de medios de comunicación trabajó con ellos. “Fue una nueva experiencia organizativa que les permitió renovar su vestuario, su repertorio y su forma de trabajo”, relata Barrós. A la muerte de Banchero Rossi, retomaron el sistema de autogestión popular. De ese proceso surgió su segunda obra: “Navidad Negra”.

A mediados de 1974, junto con otras agrupaciones, Perú Negro integró los Talleres de la Danza y la Canción creados por la Oficina Central de Información (OCI), principal organismo del Servicio de Inteligencia de la época.

El grupo tuvo como segundo mecenas la política pluricultural del gobierno del presidente Juan Velasco Alvarado, que creó esos talleres para brindarles apoyo económico. “Trabajaron “apoyados por” y no “para” el Estado”, precisa Barrós. El director de la OCI, el periodista Carlos Urrutia, gestionó la difusión de sus actividades en diarios y televisión, les alquiló un local y les facilitó la discusión con intelectuales y artistas como Celso Garrido-Lecca, Enrique Iturriaga y Leslie Lee. El apoyo del gobierno militar duró poco más de un año, hasta agosto de 1975, cuando terminó la gestión de Velasco, y como producto de ese proceso surgió la tercera obra del grupo: “Vida, pasión y muerte de Lorenzo Mombo”.

En opinión de Manuel Barrós, el diálogo e intercambio mutuo de Perú Negro con el sector emergente de la élite cultural limeña, con Banchero Rossi y con la OCI aportaron al rápido reconocimiento logrado en sus años fundacionales. “Históricamente el reconocimiento del grupo respondió al trabajo conjunto que realizaron los miembros de Perú Negro y sus colaboradores”, afirma. Así se fue consolidando como la compañía teatral más importante del campo artístico afroperuano. Y 47 años después, siguen bailando y legándonos su herencia.

Redacción

23 agosto 2016

Este artículo se ha visitado 1000 veces

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies